“PLANIFICACIÓN Y DISEÑO ARQUITECTÓNICO BASADO EN LA EVIDENCIA PARA SERVICIOS QUIRÚRGICOS” Por CADIEM

21 Oct 2019

Hemos tenido la oportunidad de realizarle una extensa entrevista a MD. Héctor Mario Mejía, Médico Experto Internacional en Calidad, Infraestructura, Diseño Hospitalario e Integrador Médico Arquitectónico, en su visita al país con motivo de su conferencia sobre planificación hospitalaria en el marco del 30 congreso latinoamericano de arquitectura e ingeniería hospitalaria de la AADAIH.

 

Como consultor experto internacional ha sido responsable del proceso de acompañamiento y/o preparación para acreditaciones con Joint Commission International de diferentes centros en Latinoamérica entre los que se cuentan Medicasur en México, la Fundación Santa Fe de Bogotá, Clínica del Country, Fundación Cardioinfanil, la Fundación Clínica SHAIO, el Hospital Dermatológico Federico Lleras en Colombia, Clínica Internacional sedes Lima y San Borja, Clínica Ricardo Palma, el Instituto cardiovascular INCOR en Lima; el Hospital Austral en Argentina; entre otros. Actualmente lidera la compañía Hospital Design & Quality, que se especializa en diseño y consultoría arquitectónica hospitalaria.

 

“Como médico encontré un gran vacío entre lo que piensa el profesional de la salud, el equipo de ingeniería y arquitectura y lo que necesita el paciente y la familia. Muchas veces lo último en tecnología no es lo mejor para un hospital. Primero, hay que tener en cuenta un análisis demográfico, epidemiológico, cultural y del sistema de salud, termina sucediendo lo que pasa en la mayoría de las ciudades de Latinoamérica: hay hospitales gigantes asentados en comunidades donde no hay siquiera una escuela de enfermería suficiente para dotar de recursos al hospital; clínicas en zonas apartadas a donde los médicos especialistas no acceden, etc. Fue en la enorme cantidad de dificultades en la etapa de la planificación y el diseño de un hospital que encontré mi lugar como planificador hospitalario, ser el interlocutor entre las tres áreas claves: médica, arquitectónica y financiera.” Afirmó Mejía.  

 

LA IMPORTANCIA DE LA PANIFICACIÓN

 

“Un hospital bien conceptualizado y diseñado tiene solo una forma de hacerse y es la correcta.  La etapa de planificación e investigación de un hospital modelo puede durar 5 años, el tiempo de diseño 1 año y la construcción 2 años. Y usualmente en la mayoría de los casos, lamentablemente las proporciones se invierten. Sin la realización de un estudio de mercado y de salud serio y un proceso de investigación de tendencias hospitalarias actuales y futuras, es imposible proyectar un buen hospital.” Sostuvo el profesional.

Pero ¿Cuáles son las etapas de desarrollo en la construcción de un hospital? "Primero, se definen y diseñan todos los flujos y procesos, se ponen a prueba y se realizan modelamientos, y lo último, es diseñarlo. Cuando ya hay una madurez en el entendimiento del proyecto y de lo que se necesita, ya es donde se requiere es de un arquitecto que convierta esas premisas de operación y funcionamiento, en un diseño arquitectónico. Actualmente, la sustentabilidad es un tema clave en ese diseño ya que principalmente, los ahorros operativos son muy grandes. Y esos ahorros se pueden traducir en futuras capacitaciones de personal y renovación tecnológica” respondió MD. Mejía.

 

INTEGRACIÓN Y COMPROMISO

 

MD. Héctor Mario Mejía detalló cuáles son las claves para el desarrollo hospitalario:

  • El desarrollo hospitalario requiere de la integración de equipos multidisciplinarios y transversales que estén verdaderamente comprometidos con el tema y que hayan adquirido competencias específicas sobre las necesidades y expectativas del paciente.

  • El resultado final de un edificio es una corresponsabilidad de quien planifica el proyecto, de quien lo diseña y de quien lo pone a funcionar. Lo primordial es tener en cuenta que el espacio se utiliza para atender pacientes.

  • La planificación es fundamental y debe contar con los estudios de mercado, demográficos y regulatorios correspondientes, capaces de anticiparse a todo aquello que necesitará ese hospital y de qué forma. Por ejemplo, si en un país no hay una normativa muy clara, el equipo puede adelantarse y acudir a las buenas prácticas del ámbito internacional.

  • Asimismo, se requieren modulaciones financieras preliminares, que establezcan la viabilidad técnica y financiera del proyecto. La fachada de un hospital es lo de menos, no cura a un paciente. Sin embrago, cuando un hospital define su portafolio de servicios actual y futuro, es definitorio para el diseño. La primera pregunta que debemos realizar a un proyecto de hospital es ¿qué quieres ser cuando seas grande? Y la mayoría, no lo tiene muy en claro.

  • Los hospitales generales son los más difíciles de conceptualizar.  Por ejemplo, los quirófanos y las unidades de prestación más complejas son las que definen el resto de la modulación del edificio.

LA PLANIFICACIÓN EN MOMENTOS DE CRISIS

 

“En escenarios de vulnerabilidad económica, social y política, en donde se exigen tiempos récord de construcción de instituciones de salud, ya sean públicas o privadas, los costos son altamente superiores. Además, no existe otra metodología que no sea buscar una técnica constructiva más liviana, veloz y eficiente que se traduce en más dinero. Pero es menester contar con un profesional que tenga claridad sobre el proyecto: tiempo, alcance y costo. No es una obra, es un proyecto. Debo cumplir con cronogramas y presupuestos y para ello requiero de profesionales de diseño de excelencia con experiencia en el campo hospitalario. Y lo que verdaderamente importa no es la cantidad de metros cuadrados que un estudio haya desarrollado, sino la calidad final de esos metros cuadrados construidos; hospitales que han pasado la habilitación nacional sin ningún tropiezo, han obtenido las certificaciones internacionales y su reputación y prestigio se ha sostenido favorablemente en el tiempo. Los costos de la planificación y de la contratación de una excelente compañía de diseño, capaz de ponerse en el lugar del enfermero, del paciente, del médico y del vigilante, sumado a un buen equipo de coordinación, ese dinero es nada en comparación con los ahorros finales que se obtendrán en términos de tiempo y potencial facturación. La inmediatez es muy riesgosa. “sostuvo Mejía.

 

SIMPLEZA Y FUNCIONALIDAD

 

“El reto es que sean espacios simples y funcionales, la combinación perfecta para la eficiencia y la rentabilidad. La simpleza se traduce en algo bien pensado, pero con menos recursos y mínimos costos en materiales y mantenimiento con proyección a crecimientos futuros. Un proyecto hospitalario es un proyecto macro, que incluye muchos micro proyectos en su interior. En la medida en que estos micro proyectos no se comunican y no hay un ente ordenador, aparecen las dificultades para el producto final.” afirmó el experto.

 

LA SEGURIDAD DEL PACIENTE

 

 

“En salud el mayor riesgo son las repercusiones económicas que tiene un evento adverso de seguridad de un paciente. Las consecuencias pueden ser económicas, penales y reputacionales. La seguridad del paciente es clave y muchas veces no es tenida lo suficientemente en cuenta: si uno muere dentro de un hospital, debería ser por la enfermedad o por patologías asociadas y no por una falla en el proceso de atención médica. Sin embargo, los estudios revelan un porcentaje alarmante de accidentes o muertes causadas por negligencia hospitalaria.  Es fundamental que los conceptos de seguridad del paciente sean incluidos en el diseño hospitalario y en todas las perspectivas de la atención: desde prevención y control de infecciones, caídas de pacientes, errores en la administración de medicamentos, traslados de pacientes, etc. Se trata de procesos que derivan en espacios físicos que modulan el comportamiento de las personas.”

 

NUESTRO SECTOR: LA IMPORTANCIA DE LOS INSUMOS Y EQUIPAMIENTOS. Por MD. Héctor Mario Mejía.

 

 

 

Bioing. José Manuel Mancera de Iraola & CIA, MD. Héctor Marío Mejía de HDQ Global, Lic. Victoria del Castillo, Directora Ejecutiva de CADIEM y Lic. Gastón Zambelli, miembro de la Comisión Directiva de CADIEM.   

 

 

 

 

 

La industria de insumos, equipamientos y dispositivos ha avanzado muchísimo, ofreciendo cada vez más soluciones que aportan seguridad. Pero no alcanza con eso, ese producto o solución también debe encajar con las políticas de la organización. Lo importante es poder hacer que esas facilidades que traen los equipos en términos de seguridad estén dentro del marco de la gestión de la organización y pueda aprovecharse al máximo.

 

Los requerimientos de los entornos asistenciales seguros combinan diferentes piezas del rompecabezas. Cuando uno tiene la seguridad del paciente como una esfera, se debe hacer foco en la seguridad de las instalaciones. El edificio no como una construcción sólida, sino como un entorno cambiante y dinámico, que funciona todos los días las 24 horas y que debe permitir que toda persona que ingrese en ese edificio esté segura desde todo punto de vista. En esta etapa entran en juego los insumos, ingeniería, diseño y equipamiento que deben proporcionar la seguridad de la instalación.

 

Otro componente primordial es la seguridad laboral, indispensable para brindar seguridad al paciente, visitante y familiares. El último equipo de tecnología de avanzada no es lo que proporciona la seguridad, sino es cuando todo lo que hay disponibles es puesto en un marco de gestión.

 

De igual modo, hay que considerar las certificaciones nacionales e internacionales. Una certificación debe considerarse como lo que verdaderamente es: una metodología de mejoramiento disfrazada de certificación. Es un manual de buenas prácticas, una meta a cumplir que luego un evaluador externo verificará si se cumple o no.

 

Cuando sacamos del escenario a los medicamentos, el modelo de gestión que poseen todas las industrias que son rentables, es que tienen mucha claridad sobre su cadena de abastecimiento y suministro. Y en los hospitales estamos lejos todavía de entender a esa cadena como una herramienta de apoyo para la gestión y la rentabilidad. Es importante definir de cuáles son los insumos críticos, cómo se mapean los proveedores, cuáles son los planes alternativos en casos de fallas y desabastecimiento. Si yo no tengo un elemento crítico para una cirugía y pertenece a la cadena de insumos, no hay cirugía.

 

Los estándares internacionales evalúan cómo una organización tiene organizada su cadena de abastecimiento y suministros. Los hospitales deben entender que la medicina no se hace solo con las manos mágicas de un doctor o las manos tiernas de una enfermera, se necesita además una cadena de suministros correcta.

 

Asimismo, se evalúa la trazabilidad de los dispositivos implantables. Muchas veces, esa trazabilidad se pierde en los traslados o en las cadenas de conservación, es por eso por lo que los organismos regulatorios internacionales exigen que sea el hospital quien tenga la trazabilidad de la cadena de conservación de los insumos desde la fábrica. Asimismo, estar atentos a las alertas mundiales.  Los buenos hospitales son aquellos que piden una evaluación técnica a sus proveedores cruzado con los eventos adversos derivados con el uso de tecnología. Es por ello, que son fundamentales las bases de datos de eventos adversos para que un hospital pueda entender cómo comprar mejor.

 

 

  

 

 

 

 

Please reload

Notas destacadas
Please reload

Buscar por Tags
Please reload

Seguinos

CONTACTO

HIPOLITO YRIGOYEN 636 - 6º B, CABA

info@cadiem.org.ar  |  (+54) 11 4342-3107/6017 

INSTITUCIONES PÚBLICAS

Copyright © 2017 CADIEM Cámara Argentina de insumos, implantables y equipamiento médico. Todos los derechos reservados.