Empresas con tolerancia cero frente a la corrupción.

5 Aug 2019

Por Nahuel Pollack | Gerente de Forensic KPMG Argentina

Estamos viviendo una época de reinvención corporativa. Los viejos modelos empresariales han quedado obsoletos ante consumidores que hoy deciden ser protagonistas. Ya no alcanza con trabajar enfocados en la calidad o brindar el mejor servicio post venta. Para que una compañía sea exitosa debe, además de ser rentable, tener altos estándares morales, un programa sólido de responsabilidad social empresaria que aporte real valor a la comunidad, un sistema de gestión de Compliance efectivo que garantice la tolerancia cero ante la corrupción, y —por sobre todo— creer y trabajar contínuamente en cada uno de estos componentes.

 

A la hora de diseñar una estrategia que abarque tantas áreas del conocimiento se necesita contar con las mejores ideas indistintamente del lugar de la compañía del que provengan. Alinear a personas bajo una misma creencia es hoy un requisito ineludible para crear un ambiente corporativo efectivo e íntegro a partir de valores compartidos por todos. En este contexto cabe reconocer al código de ética de la organización como la brújula que marca el norte, el programa de integridad como el marco de referencia y la función de Compliance Officer como el influenciador de las mejores prácticas. Así, Compliance tiene que ser transversal a la organización y no verse como un área más. Todos los empleados de una compañía son embajadores de sus valores y, como tales, necesitan pregonar con el ejemplo, enfocados en construir equipos de trabajo con una identidad compartida. Para ello, cada colaborador tiene que creer en esos valores, pero aún más: debe sentirse respaldado para accionar en consecuencia. Es aquí donde el acompañamiento de la alta gerencia (el “tone at the top”) juega un rol crucial. Si los directivos no actúan en conformidad con aquello que la compañía dice honrar, ninguna campaña de concientización hará lo que no hace un referente. Al respecto, la última encuesta sobre el tema que realizó KPMG a 220 Oficiales de Cumplimiento de las mayores compañías a nivel global (2019 CCO survey – Insights for the future of ethics & compliance) muestra que el 66% de los encuestados indicó que debe trabajarse sobre la concientización del directorio y la alta gerencia sobre la importancia de una cultura ética.

 

¿Cómo hacer, entonces, para trabajar con personas cuya responsabilidad es velar por el presente y futuro de los resultados de una compañía? ¿Cómo penetrar en estructuras mentales regidas por números? En primer lugar, se debe comprender que no todos los altos mandos responden al estereotipo de hombre o mujer de negocios que solo respira para maximizar ganancias. Evitar concurrir a ellos con un prejuicio muchas veces infundado es abrir la puerta a un mundo de oportunidades inexploradas. Y luego sí proponerles una consigna en común: vaciarse del pasado, de las ideas y modos que ayer funcionaron, porque sin dudas mañana dejarán de hacerlo. Invitarlos a reinventar la cadena de valor enfocándose en tres pilares: propósito, responsabilidad y transparencia. Darles a conocer que Compliance es mucho más que el cumplimiento de obligaciones impuestas (requisitos); también se debe abarcar las asumidas voluntariamente (compromisos) en relación a los valores que la organización se propone. Con el tiempo, madurado el entendimiento de estos conceptos, lo ideal es que las segundas superen a las primeras en pos de alcanzar la mejor versión de la compañía. Los valores, la concepción de cómo se espera ser percibido por el público y el diferencial que hace la entidad en la sociedad deben resonar en cada uno de sus integrantes y potenciarse en la interacción del día a día. De este modo, Compliance dejará de ser solo un área, una obligación o una expresión de deseo, para convertirse en parte intrínseca de la organización. En síntesis, lograr la “efectigridad” (entendida como la efectividad en el logro de los resultados sumada a la integridad con la que se trabaja para alcanzarlos, sin poner una cosa por sobre la otra) en los negocios. Solo así podrá una compañía trascender a sus objetivos económicos, alcanzando el éxito más allá del éxito.

 

Fuente: Clarín

 

 

 

 

Please reload

Notas destacadas
Please reload

Buscar por Tags
Please reload

Seguinos

CONTACTO

HIPOLITO YRIGOYEN 636 - 6º B, CABA

info@cadiem.org.ar  |  (+54) 11 4342-3107/6017 

INSTITUCIONES PÚBLICAS

Copyright © 2017 CADIEM Cámara Argentina de insumos, implantables y equipamiento médico. Todos los derechos reservados.