Apuntes sobre el regreso de los valores referenciales de exportación

La AFIP restableció los valores referenciales de exportación de carácter precautorio, según establece la resolución general 4710/2020. Resolvió que las destinaciones definitivas de exportación a consumo, en las que se declaren valores por debajo del valor referencial preestablecido, cursarán por el canal de selectividad “rojo valor” en todos los casos, es decir, control documental y físico de la mercadería. Además, se iniciará una investigación de valor en los términos de la resolución general 620. Si se rechaza el valor declarado, se formulará un cargo por la diferencia de tributos o una eventual denuncia por infracción que persiga la aplicación de sanciones (multa, interdicción de la mercadería, etc.). Para los casos en que el precio de exportación declarado sea superior al valor de referencia, la Aduana selectivamente optará por otorgar o no canal “rojo valor” e iniciar algún tipo de investigación. De manera que, en los hechos, la implementación de valores de referencia puede implicar a los exportadores consecuencias significativas que, sin dudas, afectarán sus negocios. Vieja práctica No estamos ante algo verdaderamente novedoso u original: la nueva norma prácticamente replica el procedimiento vigente durante el período 2005-2017 cuando rigieron las resoluciones generales 1866 y 2716), que fue dejado sin efecto por la administración anterior por intermedio de la resolución general 4161 E. Al igual que durante aquellos años, se presenta a los valores de referencia –fundamentalmente– como una herramienta para combatir la sub y sobrefacturación. En ese sentido, es dable destacar que, en tiempos de dificultades fiscales y escasez de divisas, esas dos prácticas suelen representar un gran desafío para el Estado. En este caso, formalmente se justifica la medida atendiendo la situación de emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social del país declarada mediante la ley 27.541, por lo que deviene necesario instaurar mecanismos preventivos a los fines de resguardar la renta fiscal. Determinación del valor Los procesos de determinación de los valores de referencia de exportación (tanto el alta, la baja y su modificación) se efectuarán, como en el pasado, sobre la base de la información proveniente de: Las destinaciones definitivas de exportación para consumo oficializadas ante la AFIP-DGA. Las bases de datos disponibles en el sector público o privado. Los servicios de empresas especializadas que se contraten. Altas de valores referenciales Un tema fundamental para tener en cuenta es cómo y en base a qué información se dan de alta los valores de referencia que serán considerados para determinar qué exportaciones serán investigadas. El área competente que seleccionará qué mercaderías serán sometidas a los valores de referencia es la División Valores Criterios y Referenciales, de la Aduana. Para ello, dicha área deberá observar las solicitudes presentadas por cámaras, federaciones y demás organizaciones representativas de la industria y del comercio, como también del sector exportador. En ese sentido, otro parámetro serán los valores declarados por los exportadores que no concuerden con los usuales y razonables en la rama de la industria o del comercio de que se trate, o con los valores de mercaderías idénticas o similares. También podrán considerarse solicitudes efectuadas por distintas áreas del Estado Nacional, y que hayan sido producto de estudios o investigaciones, previa evaluación de las mismas por las áreas competentes de la Aduana. Finalmente, y como una novedad, la resolución determina que se podrán incorporar como valores de referencia aquellos valores puntuales ajustados por las áreas de Valoración Aduanera en el marco de investigaciones de valor no alcanzados por valores de referencia. De esta manera, se contemplan situaciones que antes se daban de hecho y no estaban previstas en las normas. Baja de valores referenciales Por otro lado, la resolución establece que, si como consecuencia del estudio de valor efectuado se determina la aceptación del valor documentado por el exportador, se dejará constancia de ello en el Módulo de Seguimiento de Controles Ex-Post del SIM, para el análisis del interés fiscal y la consistencia del valor referencial. A tal efecto, se convocará a los sectores participantes en la propuesta de valor de referencia original, para que aporten nuevos elementos que permitan ratificar o rectificar la decisión adoptada, labrándose un acta que contendrá el apellido y nombres de los asistentes, así como la temática abordada y las conclusiones arribadas. Concluida la etapa de revisión, se elevará un informe al Director General con la propuesta de baja de los valores referenciales, a efectos de que determine el temperamento a adoptar. De la literalidad de la norma, se desprende que con que exista un solo antecedente favorable distinto al valor de referencia, se deberá iniciar el proceso de revisión apuntado. Modificación de valores referenciales Asimismo, la resolución determina que los valores referenciales fijados serán modificados de acuerdo con las variaciones de los valores internacionales, teniendo en cuenta para ello las observaciones efectuadas por los sectores privados, así como también las propuestas de las áreas de valoración y verificación del propio servicio aduanero. A tal fin, se convocará a los sectores participantes en la propuesta original para que aporten nuevos elementos que ratifiquen o rectifiquen la decisión asumida. A esos efectos, se labrará un acta que contendrá el apellido y nombres de los asistentes, la temática abordada y las conclusiones arribadas. El informe final –preparado por la División Valores Criterios y Referenciales– será en última instancia puesto a consideración de la Dirección de Valoración y Comprobación Documental, quien resolverá si corresponde o no la modificación del valor de referencia. De modo que el procedimiento es similar al de baja, con la diferencia que no se requiere la aprobación del Director General sino, esta vez, de un funcionario de menor jerarquía. Consideraciones En primer lugar, cabe reeditar las críticas efectuadas en su oportunidad con respecto a la falta de publicidad del inicio del procedimiento de altas y bajas de los valores de referencia, lo que no siempre permite la participación de todos los interesados ante la eventual determinación de un valor de referencia. En el pasado, la falta de publicidad devino en la fijación de valores de referencia que no representaban la realidad de mercado de una industria específica y que, en algunos casos, parecían ser más una respuesta a un reclamo sectorial específico (en detrimento de otro sector) que un análisis realmente fundado y razonado de los antecedentes de valor disponibles. Entendemos que este punto es fácilmente subsanable abriendo un sitio específico en la página de la AFIP en el que se den a publicidad el inicio de los procesos de determinación de los valores de referencia. Ligado a esto, tampoco ha sido algo frecuente reconocer a los exportadores legitimidad para participar de los procesos de determinación de los valores de referencia y/o de revisar posteriormente las actuaciones antecedentes para poder ejercer su derecho de defensa en el marco de una investigación de valor o sumario. Sin duda alguna, la pluralidad de voces va a actuar en favor de la determinación de una referencia de valor más acertada y ajustada a la realidad. Además, esta posibilidad de mayor participación del sector privado despejaría sospechas sobre la trasparencia de este tipo de procedimientos. Estático Otro de los grandes inconvenientes que representó la implementación de los valores de referencia en el pasado ha sido su falta de dinamismo. Nos referimos, concretamente, al hecho de que una vez establecido un valor de referencia, fue muy difícil modificarlo o eliminarlo. Dicha dificultad fue tal, incluso en casos en que se contaba con una aceptación previa del valor declarado (valor conforme) dictada en el marco de una investigación de valor. Esto en los hechos implicó que un exportador ante una misma mercadería y valor declarado, debiera someterse una y otra vez a una idéntica investigación, con el absurdo de contar con antecedentes previos a su favor emitidos por la propia Aduana. Para estos casos, la resolución determina que, ante una investigación de valor favorable al exportador, se registrará informáticamente dicho resultado. Los cierto es que, a nuestro juicio, la norma debió ser más precisa y asertiva. Debió fijar expresamente que la Aduana debe inhibirse de iniciar investigaciones en aquellos supuestos en los que ya existe un “valor conforme” fruto de una investigación previa para un exportador en la que esté en juego la misma mercadería y el mismo valor declarado. De todos modos, creemos que existe (al menos formalmente) un avance en relación a este último punto, al abrirse una instancia de revisión que pareciera más profunda, reevaluándose los antecedentes del caso y existiendo un nuevo llamado a las partes involucradas en la formación del valor de referencia, dejando debida constancia informática de todo lo actuado. Mera referencia Sin perjuicio de las observaciones efectuadas, resulta fundamental tener presente que los valores de referencia deben ser sólo eso, una mera referencia para la Aduana. Una herramienta más para el control del comercio exterior (y no otra cosa). De ningún modo se puede pretender sustituir per se el precio declarado por el exportador en el marco de una operación de venta para una mercadería particular, en un momento específico, por una cantidad establecida y a un nivel comercial determinado. Las investigaciones de valor que se susciten como consecuencia del restablecimiento de los valores de referencia deben necesariamente observar todas las garantías constitucionales; específicamente, el derecho de defensa y el debido proceso adjetivo. Corresponderá a la Aduana desestimar fundadamente el precio declarado por el exportador y que éste tenga la posibilidad de ofrecer y producir toda la prueba que entienda le resulte favorable. En definitiva, se deberá hacer uso de los valores de referencia y las investigaciones de valor en el contexto de un Estado de Derecho. Fuente: TradeNews

CONTACTO

HIPOLITO YRIGOYEN 636 - 6º B, CABA

info@cadiem.org.ar  |  (+54) 11 4342-3107/6017 

INSTITUCIONES PÚBLICAS

Copyright © 2017 CADIEM Cámara Argentina de insumos, implantables y equipamiento médico. Todos los derechos reservados.