• CADIEM

Nueva disposición crea el Registro de Antecedentes Penales de las compañías


Un 2018 marcado por "los cuadernos de las coimas" trajo un inimaginable desfile de empresarios de primera línea, de los más poderosos del país, por Comodoro Py. Puertas adentro en las empresas, entonces, comenzaron a mirar con mucho más interés al departamento de compliance, sobre todo porque la compañía con tal, además de pagar sus culpas a través de la ley de responsabilidad penal de las personas jurídicas, pasa a integrar el Registro de Antecedentes Penales de Personas Jurídicas".

En el año de "los cuadernos" y de la ley penal empresaria, una nueva disposición crea el Registro de Antecedentes Penales de las compañías; el compliance pisa cada vez más fuerte.

Lejos de ser los "chicos buenos" a los que hay que palmear la espalda cada tanto, los compliance officers lograron en 2018 un cambio de imagen, un mayor respeto y bastante autoridad al momento de decidir junto con la cúpula de las empresas qué negocios se pueden tomar y cuales no, cuáles son los mecanismos y procesos que deben seguirse y qué acciones se deben llevar adelante para prevenir delitos relacionados con la corrupción. No hace falta que traten de convencer al directorio sobre cuán importante es esto, las noticias cotidianas son suficientes, Empresas reincidentes

Esto conformará un "prontuario" en una base de datos denominada "Registro de antecedentes penales de las personas jurídicas". José María Guerrero, director del Registro Nacional de Reincidencia, que depende del Ministerio de Justicia, explica que esta base de datos conforma un prontuario para las empresas y que próximamente, "la principal usina de información probablemente provenga de los avances en la causa de los cuadernos, si terminan en condenas". Estar en este registro, que centraliza este tipo de información sobre las con